Cómo prevenir la oxidación del tubo de escape

Una de las problemáticas que muchos conductores olvidan es la oxidación del tubo de escape, la cual es totalmente evitable. Por la humedad, los tubos de escape son más propensos a la oxidación que cualquier otra parte del auto.

¿Cuáles son las causas por las que se produce óxido?

La humedad en el tubo puede causar daños permanentes. Esto es porque esta queda atrapada por el barro, suciedad, alquitrán y otros tipos de partículas que se levantan en la parte inferior del vehículo.

Por ejemplo, en lugares con inviernos muy fríos, se utiliza sal en las carreteras para combatir el hielo y la nieve. Si este compuesto entra en contacto con los sistemas de escape, aumenta los niveles de corrosión.

Aunque muchos sistemas de escapes son de acero inoxidable, el cual es más resistente que el acero corriente, sin los cuidados necesarios puede oxidarse eventualmente.

¿Cómo evitar que se oxide el tubo de escape? 

  1. Limpiar periódicamente el tubo de escape, para esto, debes levantar la parte trasera de tu auto o agacharte en el caso de que puedas tener acceso a esa zona. Para limpiarlo recomendamos usar desengrasante o un limpiador suave y retirar la suciedad solo con agua. Asegúrate de limpiar alrededor de las soldaduras y las abrazaderas que mantienen unido el escape al auto.

    Una vez limpio, sécalo bien con algún trapo. Este enjuague ayudará mucho para poder evitar la formación de óxido. Rocía algún anticorrosivo en la parte inferior del vehículo, también puedes rociarlo en el chasis inferior y así cuidas la zona completa.
  2. Pinta el tubo de escape, muchos conductores confirman resultados positivos con esta técnica. Asegúrate de que el trabajo sea realizado por un profesional con los materiales adecuados para la zona. No olvides preguntar por el cuidado posterior y así te asegurarás que el recubrimiento dure lo máximo posible.
  3. Encerar el tubo, según Guillermo Morales, si esta técnica es realizada con regularidad, puede prevenir el óxido. Una capa de cera evitará que elementos no deseados se adhieran al sistema de escape.
  4. Y por último, utiliza el auto por lo menos 30 minutos, ya que de ser un tiempo inferior a este, el tubo nunca calentará lo suficiente para evaporar la humedad.

Si deseas revisar el estado del tubo de escape de tu vehículo, en Escapes Mendoza te ofrecemos el mejor servicio y la mejor calidad, esto gracias a que somos los fabricantes de nuestros productos.

Deja un comentario